0
Diarios de viaje Indonesia Indonesia Asia Guias de viajes

Indonesia días 16,17: Qué hacer en Nusa Penida en 2 días en moto

Sonó el despertador más temprano de lo habitual y es que este día nos poníamos rumbo a la inexplorada Nusa Penida. Si has seguido nuestros diarios, sabrás que nos alojamos en Sidemen para ver ese lado de la isla de Bali (Nuestros alojamientos en Indonesia). Cuando salimos por la puerta de la habitación, uno de los trabajadores del hotel nos estaba esperando con nuestro desayuno dentro de una bolsa plástica para que nos lo fuéramos comiendo por el camino.  A partir de ese momento iniciábamos nuestra aventura por las Nusas, donde la primera isla que íbamos a visitar era Nusa Penida en 2 días por libre. ¿Quieres saber más sobre nuestras aventuras por las caóticas carreteras de la isla? ¡Síguenos! y te contamos todo con pelos y señales.

 

¿Cómo ir desde Bali hasta Nusa Penida?

El día anterior habíamos acordado con el hotel que un conductor nos llevara hasta el puerto de Sidemen (pagamos 250.000 IDR / 15,15€ ) y desde allí coger el barco hasta la isla de Nusa Penida.  El conductor nos llevo hasta el puerto de Kuzamba, aunque lo de puerto lo decimos por llamarlo de alguna manera. El bonito puerto constaba de un bar y una zona de madera con asientos próximo a la playa. ¿Un puerto super lujoso verdad? seguro que en este puerto dejaría su barco hasta el mismísimo rey.

Compramos los tickets del barco allí mismo, por los que pagamos 200.000 IDR / 12,12€. El barco salió a las 08:00 y en 20 minutos llegamos a Nusa Penida (puerto de Toyapakeh). La verdad que el trayecto no se hizo largo, ni horroroso. Cogimos buen mar y no fue dificultoso llegar hasta la isla. Si eres de los que mareas en barco, seguro que el mar te coge como a nosotros y no echas la primera compota que te dio tu madre. 

Como es habitual, cuando llegas a cualquier puerto te encuentras acorralado por una marea de hombres mirándote con ojos de ansias de dinero. Llevamos el euro tatuado en la frente y en este tramo del viaje no íbamos a ser menos. Intentamos buscar un transporte económico para nuestro hotel, pero al final nos metieron una clavada de 250.000 IDR por hacer súper pocos km. Muy orgullosa al principio, le dije a Dani, paso de pagar este pastizal por esos pocos km, pero claro, el problema de estos sitios es que si sales fuera del muelle, al cabo de un rato te tienes que dar la vuelta y ceder, porque fuera del puerto no hay nada, así que baje la cabeza y me deje apuñalar. Ohhhh diossss que dolor!!! 250.000 rupias!!!! Bueno,  estoy de viaje. Ohhhhh diossss que dolorrrr (como si fuera Doris). Vale, es que cada vez que lo recuerdo es como si me apuñalaran en el corazón.

Llegamos a nuestro hotel (Namaste Bunwalows), dejamos las mochilas corriendo y lo primero que hicimos fue alquilar una moto. La alquilamos en el mismo hotel y pagamos 80.000 rupias por día, algo más caro que en Bali, pero en las Musas encontrarás precios bastante altos comparándolos con los de su vecina.

¿Qué hacer en Nusa Penida en 2 días?

Muy emocionados conectamos la app (Las 10 mejores apps para mochileros) y nos pusimos en marcha hasta llegar a Broken Beach y Angel’s Billabong. Todo iba bien hasta que después de unos cuantos km, la carretera asfaltada ya no existía y ¿con qué nos encontramos?, con una carretera llena de socavones. Los agujeros eran tan profundos que casi llegamos al centro de la tierra.

Así son casi todas las carreteras de Nusa Penida

Durante el trayecto no nos tropezamos con ningún turista ni con vehículos, solo nos encontrábamos gente cuando llegábamos a las zonas pobladas, donde los niños jugaban con los animales en medio de la naturaleza (igualito que aquí) mientras que los padres hacían las labores cotidianas. 

Aunque lo ideal para moverse en la isla es la moto, si no tienes experiencia te aconsejamos que contrates un conductor privado. Viendo el estado de las carreteras puede ser muy fácil que te caigas y te hagas bastante daño. Te aconsejamos que te lleves un buen seguro de viajes por lo que pueda pasar. Por ser nuestro lector tienes un 5% de descuento en el seguro de viajes Mondo. Nosotros siempre viajamos con mondo, no nos arriesgamos. 

Después de casi dos horas de sufrimiento y con el culo más plano que una silla, llegamos al Angel’s Billabong, en el suroeste de la isla. Dejamos la moto en el parking previo pago de 5.000 rupias y caminamos unos metros hasta ver la piscina natural.

El Angel’s Billabong es una laguna de formación rocosa que se transforma en una piscina natural, que junto con el mar y el cielo, lo hacen una piscina perfecta para darte un chapuzón admirando las vistas. Solo aparece cuando hay marea baja y el resto del tiempo se encuentra oculta bajo el mar, como si fuera un tesoro escondido. A nosotros nos gustó, pero nos esperábamos más después de ver las increíbles fotos de Instagram. Si a su lado no se llega a encontrar Broken Beach, meterte la paliza en moto solo para ver la piscina natural, no compensa absolutamente nada. 

Nosotros no nos bañamos, pero estuvimos disfrutando de lo que nos ofrecía este lugar bastante tiempo. Hay que tener mucho cuidado porque las rocas de alrededor son bastante afiladas y puedes cortarte con ellas. 

Angel`s Billabong

A su favor, tenemos que decir que nosotros vivimos en una isla volcánica y estas formaciones las tenemos en toda la isla, es a lo que nosotros llamamos “charquitos”,  con lo que puede que no sepamos apreciar del todo su belleza.

Seguimos diciendo que lo que pasamos en esas carreteras fue un autentico horror, pero aun estando de esa manera, por su bonito entorno y la posibilidad de ver mantas desde ahí, es una de las zonas a incluir durante tu ruta por Nusa Penida en dos días.  Ya nos contarás que te pareció esta piscina y si te pudiste bañarte en ella. 

Después de estar un ratito admirando el paisaje, caminamos escasos metros hacia la izquierda y nos encontramos con Broken Beach. Nos sentamos en al borde del acantilado y estuvimos un rato admirando las increíbles vistas. ¡Esto si que mola!

¿Qué tiene de especial Broken Beach? Tiene un increíble arco formado por roca caliza por donde el mar accede hasta la playa. Desde lo lejos parece que el arco cierra la playa, pero si te acercas un poco más, puedes ver que tiene bastante altura. Desgraciadamente no hay ninguna manera de poder acceder a esta playa.

Nos recorrimos la zona asomándonos por los acantilados. Si el mar no tiene mucho oleaje y hace sol, puedes ver perfectamente nadando a las Mantasrayas.

Dani pasando por encima del arco de Broken Beach

Dimos una vuelta por la zona y sacamos a nuestro querido Phanty de la jaula para hacerlo volar. ¡Vuela Phanty, vuela alto!

Broken Beach desde las alturas

En la zona tienes un warung para comprar papas, agua o refrescos. Es un warung básico, pero es ideal para echarle de comer a tu barriga y luego conducir durante unas horas hasta el siguiente destino.

De nuevo en la moto, pusimos rumbo a otro de los lugares mágicos de la isla, la increíble y espectacular Kelingking Beach, a unos 15 km desde donde estábamos. Al llegar al cruce de entrada a la playa, unos muchachos nos dieron unos tickets y ¿adivinas qué? ¡a pagar! Pagamos 5.000 rupias por dejar la moto en el parking y es que, como habrás visto, en Indonesia se paga hasta por respirar. 

Como teníamos bastante hambre nos paramos en el warung que estaba allí mismo para comernos algo. Nos pedimos lo típico; dos Nasi Goreng y dos Coca Colas. Tampoco se le podía pedir mucho a un sitio como este, pero no estuvo mal, eso sí la comida picaba como el demonio. ¡Fuego!¡Llamen a los bomberos!

Estuvimos un ratito viendo la panorámica desde arriba. El sitio era precioso, podías ver el color verde turquesa en la costa por el reflejo que le daba la luz del sol.

Miraras por donde miraras, la panorámica no dejaba indiferente, tal y como nos lo habíamos imaginado. Que gusto da cuando un lugar supera tus espectativas. Estábamos completamente solos y pudimos disfrutarlo a lo grande, en silencio, escuchando el sonido del mar.

Después de sacarnos algunas fotos para inmortalizar el momento (no se ustedes, pero a nosotros nos encanta sacar fotos a todo para luego con el tiempo desempolvarlas y trasladarnos de nuevo al sitio. Bueno y también por el tema del blog, Instagram y resto de redes que gestionamos), decidimos que íbamos a pasar el resto de la tarde en la playa, así que … para allí que nos fuimos.

Después de grabar un par de tomas con Phanty para nuestro video del viaje (puedes verlo aquí), empezamos a bajar por las escaleras y es que, darte un baño o caminar por esta famosa playa, es obligado si vas a visitar Nusa Penida en 2 días.

Bajando hacia la playa

El mar estaba muy fuerte, las olas eran demasiado grandes y había bastante corriente, con lo que nos dimos un chapuzón en la orilla y nos recorrimos su playa respirando olor a mar. 

Recorriendo la playa de Kelingking

Las escaleras hechas por los locales son auténticas obras de ingeniería y son bastante complicadas de bajar, pero una vez abajo, Kelingking regala un precioso paisaje. Hay que tener cuidado con ellas porque no son lo bastante seguras como para fiarse.

Antes de que comenzara a atardecer, cogimos nuestras cosas y empezamos a subir las escaleras. Hay que tener buena forma física, tanto para bajar, como para subir.

La complicada subida por las escaleras hechas por los locales

Cuando llegamos arriba teníamos la boca tan seca, que nos volvimos a sentar en el mismo warung en el que comimos y nos pedimos unos refrescos. 

Como ya quedaban pocas horas para hacerse de noche y la vuelta por esas carreteras no es sencilla, nos fuimos a nuestro hotel y pasamos el resto del día en la piscina. 

En Nusa Penida no hay mucho movimiento, aunque estábamos tan agotados del intenso día en moto que nos fuimos temprano a descansar. Al día siguiente nos esperaba otra ruta en moto bastante larga. 

¡Buenas noches viajeros!

 

Segundo día de nuestra ruta por Nusa Penida en 2 días 

Ringggg!! nos suena el despertador a las 8:00 horas y salimos a desayunar (teníamos el desayuno incluido en el hotel). Este era un día especial y es que era mi 34 cumpleaños!! Para este día habíamos planeado ver las mantas en el Manta Point. En el hotel nos habían dicho que yendo temprano a la playa de Crystal Bay, podríamos negociar con los pescadores la excursión y así lo hicimos. 

Dejamos nuestra moto en el parking de la playa y fuimos hasta una caseta donde habían varios pescadores sentados. Les dijimos que queríamos ver las mantas y el Buda Temple de Nusa Lembogan y nos dijeron que nos llevaban sin problemas, pero que aún era demasiado temprano y que volviéramos sobre las 11:oo horas. 

Caseta donde contratamos la excursión

Como era demasiado temprano y nos sobraban bastantes horas, nos fuimos a disfrutar por segunda vez de Kelingking Beach, pero esta vez solo nos quedaríamos viéndola desde arriba.

Volvimos a conectar nuestro mapa offline (Las 10 mejores apps para mochilerosy nos pusimos manos a la obra. 

Llegamos de nuevo a el cruce donde volvimos  a pagar las 5.000 rupias por aparcar la moto en el parking.

Si el día anterior no había casi nadie por la zona , esta vez parecía una película de Resident Evil, parecía un lugar fantasma.  Nos quedamos unas horitas disfrutando del sitio hasta que se nos hizo la hora de regresar a Crystal Bay para vivir una increíble experiencia. 

Al llegar a Crystal Bay cogimos nuestro equipo de snorquel, pagamos 600.000 rupias los dos y nos subimos al barco que nos indicaron. ¡Comenzaba la aventura!

Al llegar a la zona de las Mantasrayas nuestro barquero nos dijo que nos pusiéramos los chalecos, pero nosotros les dijimos que no los queríamos ¿Cómo iba a sumergirme con un chaleco salvavidas? No estuvo muy de acuerdo, pero desde que nos vio como peces en el agua se relajó. Somos de una isla chavallllll ajaja

El mar estaba bastante fuerte y el lugar donde estábamos rompía con fuerza en el acantilado. Había muchísima corriente y las olas nos llevaban directos al rompiente. Como yo soy el pato de agua, estaba pendiente de Dani para que no se despistara y no se acercara demasiado al acantilado. 

Estábamos solos, no habían llegado barcos de turistas y aún no veíamos nada. De repente, en medio de la sombra, aparece la primera Mantaraya. ¡Que pasada! pasaban justo pegados a nosotros. En todo momento respetamos su espacio sin agobiarlas, las observábamos desde la distancia hasta que ellas por curiosidad se acercaban a nosotros. En Tenerife tenemos este tipo de animal y suelo estar acostumbrada a verlos (Dani no bucea), pero el estar al otro lado del mundo y poder disfrutar de ellas el día de mi cumpleaños, me hizo sentir una alegría tremenda. 

Animales mágicos

Allí estaban, bailando al son de la corriente, unas con otras y nosotros éramos unos privilegiados de poder verlas. Nos estaban regalando una experiencia maravillosa. Siempre he pensado que sienten tu energía y saben si les tienes miedo o no. Dani al no estar acostumbrado a ellas al principio le dio bastante miedo y es normal, te ves semejante bicho viniendo hacia ti, que te dan ganas de salir corriendo.

Al cabo de un rato comenzaron a llegar varios barcos. Muchos se ponían a gritar y rompían el silencio que tan respetuosamente estábamos cumpliendo. Llegó un momento que gritaban tan alto (imagínense la intensidad del sonido bajo el agua) que tuve que decirles que se callaran y dejaran de gritar. Estaban entorpeciendo el ambiente de las Mantas en vez de mimetizarse con en entorno (chinos tenían que ser).

Las olas cada vez eran más fuertes, la corriente cada vez era mayor y el mar se estaba poniendo feo, pero estiramos un poco más los minutos. 

Volvieron a llegar mas barcos y con mas gente gritando. Ya no respetaban la distancia de seguridad y enseguida iban detrás de ellas para sacarse fotos, incluso pude ver como uno intentó tocar a una. ¿A quién se le ocurre? si el animal quiere que lo toques el irá en tu busca, como nos pasó a nosotros que se nos acercaron y nos rozaron. 

La cosa fue yendo cada vez a peor y ya eran unas 20 personas nandando sin respetar el espacio del la MantaRaya. Pudimos comprobar como el estado en la manada cambiaba de actitud, ya no era la misma de cuando estábamos Dani y yo solos, relajados y quietos observándolas a cuando llegó toda esta gente. La mayor de todas estaba a la defensiva, cubría a las otras y los movimientos ya no eran un baile, eran más bruscos. Al los minutos se fueron alejando y ya no las volvimos a ver. ¡Hicieron bien!

Cuando nos subimos al barco, nuestro pescador nos felicitó por lo bien que nadamos. Nos dijo que no se esperaba que en las condiciones en las que estaba el mar nadáramos tan bien. ¡Ohhh, somos canarios mi niño, que esperabas! Nuestros padres lo primero que hacen es lanzarnos al agua. Acomodados en el barco pusimos rumbo a una zona de coral muy bonita. 

Estuvimos un rato en esa zona viendo la increíble vida marina de la zona. Habían peces de todas las especies y corales de todos los colores. La verdad que merece la pena la parada técnica en este sitio.

Nos subimos de nuevo a la barcucha y después de unos minutos llegamos al Buda Temple. Nos tiramos al agua y tachannn!!!! allí estaba, el tesoro escondido entre Nusa Lembogan y Nusa Penida. El mar estaba bastante turbio, con lo que la visibilidad no era lo suficientemente buena, pero bueno, algo se veía. 

Nusa Penida en 2 días

Foto de otro día, no del día de la excursión

Estuvimos un ratito intentando sacar alguna foto y cuando empezaron a llegar barcos con miles de personas (sobre todo chinos gritones), decidimos marcharnos de nuevo a Nusa Penida. 

Visitar el Templo del buda y nadar con Mantas Rayas es un must que debes hacer en Nusa Penida en dos días.

¿Qué podíamos hacer en Nusa Penida a estas horas del día? Aprovechamos y como el hotel quedaba de camino, paramos a comer. Cuando cogimos la moto, vimos que la rueda estaba picada ¡ohh noo!, se lo dijimos al chico del hotel y enseguida nos cambió de moto sin cobrarnos nada extra. Creo que están tan acostumbrados a que las ruedas se piquen que ni se inmutan cuando se lo dices.

Encendimos nuestro mapa y nos fuimos hasta Peguyangan, donde se encuentran las famosas escaleras azules. Para llegar hasta allí se tarda bastante, pero las vistas durante el trayecto son preciosas. 

Paramos en una de las aldeas a ponerle gasolina a la moto y nos atendió una niña súper graciosa. Al cabo de unos segundos llegaron más niños y todos se morían de ganas de hablar con nosotros.

Nusa Penida en 2 días

Gasolineras de Nusa Penia

En uno de los tramos volvimos a pinchar  una rueda y menos mal que nos tocó en un sitio poblado, porque nos llega a tocar en medio de la nada y a ver qué hacemos. Allí mismo nos ayudaron y nos dijeron donde nos podían reparar la rueda de la moto, previo pago de 50.000 rupias, un precio que nada tuvo que ver con la salvajada que nos hicieron pagar en uno de los sitios de Bali (picamos dos veces en Bali)

¿Qué más hacer en Nusa Penida en 2 días por libre? Pues nosotros seguimos nuestro camino con la rueda reparada y al cabo de casi dos horas llegamos al sitio. Dejamos la moto en el parking, pagando 5.000 rupias y casi tengo que llamar a la grúa para poder bajarme de la moto, me dolía hasta el intestino delgado. 

Al final delas famosas escaleras azules hay un templo y para poder bajar por ellas tienes que ponerte un Sarong, pero si no tienes no te preocupes, allí tienes la opción de poderlo alquilar. Si quieres sacarte un par de fotos quítatelo sin que nadie te vea como hicimos nosotros. 

Al final de su trayecto tiene un pequeño templo, una pequeña cascada, una piscina natural llamada Guyangan y una playa de rocas. Las vistas que obtienes des los acantilados desde las escaleras son brutales. 

Nusa Penida en 2 días

Sacamos a Phanty de nuevo de la jaula y le dimos alguna vueltita para coger imágenes para nuestro video (¿No lo has visto? pincha aquí). Cuando empezó a atardecer retrocedimos sobre nuestros pasos y nos quedamos en la parte alta viendo el precioso contraste del verde, el azul del mar y el horizonte naranja del atardecer.

Nusa Penida en 2 días

Escaleras de Peguyangan

Advertencia: La escalera tienen los escalones bastante seraparados, por lo que si eres de esas personas que tienen vértigo, te aconsejamos que no vengas a visitar esta parte de la isla. Hay tramos algo mejores, pero casi toda la escalera dan un poco de yuyu.

Retrocedimos de nuevo nuestros pasos y llegamos hasta el inicio de la escalera.

Conectamos nuestro mapa off Line y la graciosa app nos marcó la ruta más larga. Poco poco, con el mapa en la mano y sin hacerle mucho caso a la aplicación, fuimos trazando nosotros mismos una nueva ruta llena de atajos. ¿Qué buena la copiloto con el mapa no? Si, la copiloto era yo jaja

Durante el camino nos quedamos totalmente a oscuras. Era noche cerrada pero no se nos hizo tan largo llegar a nuestro hotel. 

Queríamos recorrer más zonas de la isla como; la playa de Temeling, Atuh, Last beach o Suwehan Beach, pero el estado de las carreteras hizo que no avanzáramos rápido en nuestra visita y tuvimos que prescindir de ellas. 

 

Tercer día de nuestra ruta por Nusa Penida en 2 días 

Otra vez el dichoso despertador (¿Qué malo es estar de naciones y que suene este bicho verdad?), esta vez madrugábamos para irnos a Nusa Lembongan. El transfer del hotel al puerto Toyapakeh (mejor dicho playa) no estaba incluido con el precio de la habitación por lo que tuvimos que pagar 200.000 rupias, allí no existen los taxis con taxímetro. 

Sacamos nuestros ticket (pagamos 150.000 rupias) para ir  a Nusa Lembongan en el propio puerto y en media hora aproximadamente llegamos a la playa del puente amarillo (Yelow Bridge).

 

Hasta aquí acaba nuestros dos días por libre en Nusa Penida. ¿Conocías todo lo que te hemos enseñado? Sigue nuestra aventura por las dos islas en el siguiente post. ¿Te lo vas a perder?

 

 

NEWSLETTER

Suscríbete y recibirás las últimas novedades por email.

Gracias por suscribirte!

Algo salió mal.

You Might Also Like...

2 Comments

  • Reply
    Estefania
    5, agosto 2018 at 22:03

    Un post muy bueno. Me encanta leerte. Nosotros vamos en septiembre y queremos ir a nusa penida. Los ticket par coger el barco desde bali, lo compraron en el Puerto mismo o alguna agencia??
    Un saludo😘

    • Reply
      Sinohasviajado
      5, agosto 2018 at 22:16

      Hola! Los compramos en el puerto mismo. Todos los transportes de Indonesia fueron bien en las estaciones de tren o puertos. El único transporte contratado que tuvimos durante nuestro viaje fueron los conductores.
      Gracias por leerme Estefania. Lo iba a sacar el martes pero como muchos me han preguntado por este post, no pude esperar más y lo saqué hoy 🤣
      Un besito

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si te gusta, compártela!

NEWSLETTER

Suscríbete y recibirás las últimas novedades por email.

Gracias por suscribirte!

Algo salió mal.

Send this to a friend