agosto 13, 2017 0 Comments Asia, Sri Lanka

Sri Lanka día 7: Mihintale y Nilaveli

Mihintale y Nilaveli

Madrugamos muy temprano para ponernos en marcha y visitar Mihintale y Nilaveli.  

Mihintale queda a 15 km de Anurahapura. Tardamos alrededor de unos 45min en llegar. Lo peor de estas rutas es que tienes que ir atravensando pueblos y el tráfico se hace muy peligroso e insoportable. Subimos la radio de nuestro tuk tuk, metimos la pimera y arrancamos. Te vienes?.

Mihintale

Precio: 500 rupias

Mihintale es una montaña de 13 metros que pertenece a Anuradhapura. La leyenda cuenta que fue santificada por Buda, de ahí que sea uno de los 16 lugares sagrados de Sri Lanka. Los ceilandeses creen que fue el lugar de reunión entre el monje budista Mahinda y el rey Devanampiyatissa, encuentro que inauguró la presencia del budismo en Sri Lanka.

Hay varios aparcamientos por la zona, aunque nosotras teníamos una preocupación añadida. Llevábamos las mochilas metidas dentro del tuk tuk, con lo que, o las dejábamos allí y nos arriesgábamos a que alguien se las llevara como mi cámara o buscábamos una solución.

Una de las personas de seguridad del aparcamiento al vernos flipó, como todos los que nos veían conducir. Y es que ver a una mujer al volante de un tuk tuk es algo impensable en Sri Lanka. Le hicimos tanta gracia al señor, que nos dijo que por la seguridad de nuestras maletas aparacáramos el tuk tuk dentro del recinto donde se compran las entradas, así lo tendrían más vigilado. Pues allá que fuimos, la misma historia cuando nos ven llegar las tres a bordo del tuk tuk. Todos riéndose  y empieza el interrogatorio de donde trabajamos, si tenemos hijos, si estamos casadas. Vamos! ni la CIA 😂 . Lo mejor de todo es que nos ahorramos un tramo para subir hasta la explanada. No te preocupes si te da sed o hambre durante la subida desde el parking, encontrarás puestitos con comida y bebida. Cuando acabes de subir los escalones llegarás a la explanada donde se compra la entrada.

Mihintale y Nilaveli

Antes de entrar al recinto debes cubrirte. (No puedes ir con pantalón corto, con trajes cortos o sin mangas).

En la zona se encuentran las ruinas de un antiguo hospital. Se dice que fue el hospital más antiguo del mundo.

Comenzamos a subir los 2000 escalones para llegar a la zona principal. A mitad de la subida hay algo parecido a una consigna para dejar los zapatos, donde un señor que te los estará cuidando . Después de dejar nuestro calzado a buen recaudo nos pusimos en marcha y subimos los últimos escalones que quedaban.

Llegamos hasta la dagoba Kantaka Chetiya, tiene unos 13 metros de altura. Según la tradición es donde encontraron a Mahinda y donde el rey dio paso al budismo en Sri Lanka. El rey tiene una escultura frente a ella.

A la izquierda nos encontramos con el gran Buda blanco. A la derecha la daboga Mahaseya ( es la más alta de las dos), cuando fuimos nosotras estaba en obras y no pudimos apreciar su punto mágico. Justo de frente se encuentra la sagrada roca Aradhana Gala (donde Mahinda meditó por primera vez), las vistas son espectaculares. El acceso hasta ella no es muy complicado, pero al ir descalzas y con un sol que "rajaba las piedras" el suelo quemaba lo más grande.

 

Mihintale y Nilaveli Mihintale y Nilaveli Mihintale y Nilaveli Mihintale y Nilaveli

Estuvimos alrededor de unas dos horas visitando Mihintale de manera relajada. Nos íbamos parando para leer toda la información que teníamos de cada lugar, trasladándonos a aquella época.

Una vez acabada nuestra visita, recogimos nuestro calzado a cambio de una propina y es que en Sri Lanka se paga por todo. No es suficiente con que las entradas sean carísimas, si no que también tienes que dejar una propina para que te cuiden un calzado que no se va a llevar ni " el tato".

Cogimos nuestro tuk tuk en la zona privilegiada al lado de la caseta de los guardas y nos pusimos camino a Nilaveli.


Nilaveli

En los últimos tiempos Sri Lanka está teniendo mucha afluencia turística y no es para menos. Puedes encontrar naturaleza,  mucha historia, cultura y también playas preciosas. Nilaveli se encuentra al noroeste de la isla y aunque no es una playa super paradisiaca, su entorno lo hace un lugar especial. No hay absolutamente nada de masificación, aunque por desgracia están haciendo un gran complejo hotelero que seguramente se cargue el relax de la zona. Una de las cosas bonitas que tiene Nilaveli, es que la naturaleza se mezcla con la arena. Pasamos de un paisaje lleno de palmeras, malas hiervas y animales, a la arena de la playa en cuestión de segundos.

Salimos de Mihintale a media mañana. Nos recorrimos 98km, alrededor de unas 3 horas con nuestro tuk tuk. Llegamos casi para la hora de comer. El recorrido con el tuk tuk fue algo más tranquilo de lo habitual, raro pero cierto.

Nos hospedamos en Thirumalai Park , practicamente al lado de la playa por 4000 rupias dos noches. El hotel estába bastante limpio, la comida estaba buena y estuvieron muy pendientes de nosotras. El único fallo fue que el internet no iba muy rápido y nos fallaba muchas veces.

Aquí hay poco que hacer, solo disfrutar del entorno.

Mihintale y Nilaveli

Despues de estar en la playa, cogimos nuestro tuk tuk y nos fuimos a investigar los alrededores. Durante el trayecto nos cruzamos con una tortuga. Estaba en peligro y es que en Sri Lanka como ya saben conducen fatal y por esa carretera iban a bastante velocidad. Así que la cogimos y la cruzamos para el lado que quería ir. Que bonita!!

Mihintale y Nilaveli Mihintale y Nilaveli

Mihintale y Nilaveli

 


Share:
Tagged: