0
Indonesia Asia Guias de viajes

Indonesia día 10: Los arrozales Tegalaland y templos cercanos

19 de septiembre 2017

Nos levantamos temprano para darnos un chapuzón en la increíble piscina del hotel (nuestros hoteles en Indonesia) antes de iniciar el día. Después de estar un rato disfrutando de ella para nosotros solos, desayunamos y conectamos nuestra app (gps offline) para trazar la ruta y visitar los arrozales Tegalaland y templos cercanos.

Los arrozales Tegalaland y templos cercanos

Primer baño del día en nuestro hotel

Tardamos alrededor de 1 hora y media en llegar porque el gps nos mandó a otros arrozales con el mismo nombre. No se confundan, son los Tegalaland Rice Terrace que quedan a unos 70km de Ubud en la zona norte de la isla. Después de encontrar el camino de vuelta y a medida que íbamos circulando por la carretera principal de las terrazas de arroz, íbamos descubriendo lo turística que era la zona. La calle esta abarrotada de gente, de comercios, de restaurantes, de guaguas turísticas y de miles de motos mal aparcadas porque en el parking de motos no cabía un alfiles, en resumidas, ese lugar era un caos.

Aparcamos nuestra moto en el único sitio que vimos libre por la zona y empezamos a bajar por las escaleras que daban a los arrozales.

Los arrozales Tegalaland y templos cercanos

Vistas de los arrozales desde el cielo

Una cosa que me llamo la atención dentro de las terrazas de arroz, es que los indonesios querían sacar provecho del turista a toda costa. Cada uno tiene su parcela de arrozal y ¿qué es lo que hacen?, pues se plantan en medio del camino con una mesa llena de“tickets” para que tengas la obligación de comprarlos y así puedas acceder a la siguiente terraza escalonada. Si no compras tu ticket no te dejarán pasar al siguiente nivel.  Lo más gracioso es que entre puesto y puesto pueden haber unos 20 metros escasos. 

Para poder conseguir una perspectiva bonita de este sitio, tienes que ir hasta la parte más alta, pero claro, tienes que pasar por “caja” Pasamos dos “peajes” ( pagamos en total 5.000 IDR (0,30€)  y la tercera vez nos pusimos serios con el hombre de otra mesa y le dijimos que ya habíamos pagado dos veces y que no íbamos a pagar más. Muchos de los turistas pagaban en todos los controles y otros se daban la vuelta. Es un dinero insignificante lo sabemos, pero que cada dos metros te manden a pagar, es algo que durante el viaje molesta porque piensas que te están tomando el pelo y más te enfadas cuando se lo dices, remiran entre ellos y se ríen. 

En una de las escaleras se encuentra el famoso photocall de los arrozales de Tegalaland y no dudamos en sacarnos unas fotos una para el recuerdo.

Los arrozales Tegalaland y templos cercanos

Photocall de las terrazas de arroz

Después de pasar el mal rato con el tema de los “tickets no oficiales”, nos perdimos por los arrozales y aprovechamos para volar a “Phanty”, nuestro antiguo dron. Si vas a volar el tuyo ten cuidado porque encontrarás varios en el cielo y pueden chocar.

Los arrozales Tegalaland y templos cercanos

Lo mejor es perderse por los arrozales

Después de estar un rato disfrutando de esta increíble maravilla construida por el hombre, nos fuimos a uno de los chiringuitos que habían en la entrada para tomarnos algo. Hacía bastante calor, así que aprovechamos la sombra para tomarnos un refresco y observar las terrazas desde otra perspectiva. La verdad que el lugar estaba genial y nos quedamos embombados viendo el paisaje. 

Los arrozales Tegalaland y templos cercanos

Descansando un rato con estas vistas

Cuando descansamos y nos refrescamos, cogimos nuestra motillo y pusimos rumbo a uno de los templos más importantes de Bali, el Gunung Kawi. Ya habíamos visto la atracción famosa, los arrozales de Tegalaland y ahora le tocaba el turno a los templos cercanos. 

Después de un rato cruzando palmeras y arrozales, encontramos el  Templo Gunung Kawi ( pagamos 30.000 IDR + parking 2.000 = 1,93€)

Los arrozales Tegalaland y templos cercanos

Llegando a Gunung Kawi

Dejamos la moto en el parking y nada más ver que el lugar donde se encontraba el templo estaba rodeado de naturaleza, sabíamos que este sitio nos iba a gustar. Este templo está dedicado al dios del agua y la familia real se encuentra enterrada en él.

Los arrozales Tegalaland y templos cercanos

El increíble entorno del templo

Para entrar en casi todos los templos de Bali se necesita un sarong, en este templo al ir con un traje largo no me hizo falta, me pusieron una cinta de color rosa en la cintura y ¡listo!. El señor de la entrada tenía sarongs para prestar a los turistas, así que no hace falta que te compres uno. 

Bajamos por las inclinadas escaleras rodeadas de tiendas de souvenirs hasta llegar al cruce donde se encuentra el río y allí nos llevamos el primer impacto al ver los diez enormes santuarios de 
7m de altura. ¡Que barbaridad! En un primer momento pensamos que los miembros de la familia real se encontraban enterrados en los santuarios, pero la realidad es que se encuentran en el interior de una de las cuevas del templo.

Los arrozales Tegalaland y templos cercanos

Los enormes santuarios del templo

Estuvimos un rato disfrutando de este templo y cuando nos cansamos fuimos a recoger nuestra moto del parking para irnos a otro templo.

El día estaba siendo redondo con nuestra visita a los arrozales Tegalaland y templos cercanos, nos estaban encantando todas las visitas y el tiempo nos estaba acompañando. ¿Qué más podíamos pedir?

Con la app en marcha pusimos dirección a los manantiales sagrados del Pura Tirta Empul (pagamos 30.000 IDR + parking 2.000= 1,93€). En este templo tienes que ir cubierto con un Sarong, pero no te preocupes si no tienes porque te prestan uno en la entrada.

Los arrozales Tegalaland y templos cercanos

Templo de Pura Tirta Empul

El entorno del templo era precioso, estaba rodeado de puertas al estilo balinés (donde no pararás de sacarte fotos), arboles y enormes estanques llenos de peces.

Lugares bonitos del Pura Tirta Empul

En una de sus puertas nos encontramos con 10 fuentes que caían a una piscina. Según la leyenda estas fuentes tienen propiedades curativas y son utilizadas por los locales para purificarse. La purificación consiste en pasar fuente por fuente hasta llegar al final, pero ojo, hay que saltarse la penúltima y la antepenúltima de la primera piscina porque están reservadas para el proceso de purificación los muertos.

Las puertas dan paso a las fuentes milagrosas

El templo nos pareció realmente bonito, pero nos llevamos una gran decepción con el ritual de la purificación. Cuando leímos sobre este templo, nombraban mucho que los locales acudían a diario para realizar sus rituales y lo único que vimos nosotros fue una cola enorme de turistas esperando para ser purificados por las aguas milagrosas. Eran las dos de la tarde y no sabemos si esto es así siempre, pero con la ilusión que teníamos de conocer sus rituales en este templo, fue como si nos echaran una jarra de agua fría al encontrarnos aquello como si fuera una piscina de Benidorn llena de turistas con pareos en vez de con bañador. 

Fuentes de la purificación

Sin darnos cuenta se nos había echado la tarde encima y no habíamos comido nada, siempre nos pasa que estamos tan entusiasmados visitando los sitios que cuando miramos la hora nos damos cuenta que llevamos mil horas con las barrigas vacías. Para salir de este templo tienes que cruzar un mercadillo más grande que  Ikea, ¡qué barbaridad!, ¡esto no acaba!

El mercadillo más grande que Ikea

Teníamos apuntado ir a Penglipuran, una aldea tradicional balinesa, para ver como vivían los locales alejados del turismo pero con la confusión del nombre de los arrozales, el hambre que se apoderaba de nuestro cuerpo, que no nos quedaba mucho tiempo de claridad (empezaba a atardecer a las 17:30h) y que no queríamos regresar de noche con la moto, decidimos sacarla de nuestra ruta y regresar a Ubud, una pena porque dicen que la aldea que es realmente preciosa. Ya tenemos otra excusa mas para volver a Bali.

Llegamos a Ubud con el estómago pidiendo auxilio y es que después de visitar los arrozales Tegalaland y templos cercanos sin llevarnos nada a la boca, solo pensábamos en comer algo. Después de mirar las alternativas que teníamos escritas en nuestro planing del viaje, nos fuimos a uno de los sitios que teníamoss apuntados, el Café lotus. 

Antes de entrar a comer cruzamos un estaque lleno de flores de loto hasta llegar al Templo Saraswati.

Como eran las 16:30 y la gente a esa hora hace de todo menos comer, estaba vacío, así que pudimos disfrutar  de nuestra comida en una de las mesas más privilegiadas, en primera linea con vistas al Templo Saraswati. 

Vistas privilegiadas del Café Lotus

La carta del restaurante es bastante amplia pero las cantidades son escasas. Si alguien come mucho, lo ideal es comer en otro lado y luego venir a tomarse algo aquí. Con música de fondo y esas vistas nos comimos nuestra comida/merienda. En este mismo sitio se hacen los bailes balineses y suelen empezar sobre las 19:00 horas, con lo que te aconsejamos que vayas con bastante antelación porque se llena. 

Como todavía no se había hecho de noche, cogimos nuestra moto y nos fuimos rápidamente a la piscina del hotel.

Recogimos las mochilas de la recepción que habíamos dejado por la mañana y nos llevaron a nuestra habitación. Nos pusimos los bañadores a la velocidad de la luz y aprovechamos los últimos minutos del atardecer. 

El hotel tiene dos piscinas; la grande, que es por lo que es famoso y una con forma rectangular más pequeña, pero con unas vistas también increibles.

Al bajar vimos la piscina redonda llena de gente, con lo que nos fuimos a la pequeña y allí vivimos uno de los atardeceres más bonitos de Indonesia. Ver como el sol va tiñendo el horizonte de naranja y las palmeras se van oscurenciendo dando paso a las estrellas, es algo precioso.

Último baño del día en la piscina pequeña del hotel

 

Después de ducharnos y arreglarnos nos fuimos a dar una vuelta por el centro de Ubud para ver el ambiente y ¡vaya ambientazo!, la verdad que esta zona nos gustó muchísimo. 

 

¿Qué te pareció nuestro post sobre ” visitar los arrozales Tegalaland y templos cercanos “? Esperamos que lo hayas disfrutado y sobretodo, que lleves en práctica esta ruta para tu siguiente aventura por Indonesia. 

 

¿Quieres hacer tu viaje a Indonesia por libre?

Si no tienes tiempo o simplemente no te apetece ponerte a buscar, aquí te dejamos las mejores ofertas para viajar a Indonesia.

Las mejores ofertas de vuelos a Indonesia aquí

 Los mejores hoteles en Indonesia aquí

Tours y excursiones por Indonesia  aquí

 Las mejores guías de viaje de Indonesia:

Indonesia (Lonely Planet) 

Indonesia (Guía Azul) 

Descuento en Airb&b de 25€ aquí

 Reserva tu seguro de viaje con 5% de descuento por ser nuestro lector  aquí

 

NEWSLETTER

Suscríbete y recibirás las últimas novedades por email.

Gracias por suscribirte!

Algo salió mal.

You Might Also Like...

2 Comments

  • Reply
    Sonia
    10, julio 2018 at 18:46

    Hola!! Como veo que aún no habéis hecho el siguiente post, el día del magnífico PUra Lempuyang, una duda rápida, ese día lo hicisteis en moto o Driver? Cuantas horas encima de la moto seguidas estuvisteis? nos asusta un poco el tema espalda y no sabemos si coger Driver para ese día… grácias!!!!

    • Reply
      Sinohasviajado
      10, julio 2018 at 18:48

      Hola! sonia,
      Nosotros lo hicimos en moto y estuvimos bastante tiempo .. calculo que unas 2-3 horas en moto .. pero se va haciendo ameno porque vas parando en sitios y no es todo del tirón.
      Cualquier cosa vuelve a decirnos 😍

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si te gusta, compártela!

NEWSLETTER

Suscríbete y recibirás las últimas novedades por email.

Gracias por suscribirte!

Algo salió mal.

Send this to a friend