0
Alemania Europa Guias de viajes

Qué ver en la Costa Norte de Alemania

Cada vez que recuerdo mi paso por la Costa Norte de Alemania, pienso en sus históricos puertos relacionados con la Liga Hanseática, sus ciudades modernas, su rica gastronomía y su mayor superficie de marismas del planeta. El sitio ideal para una escapada donde los lagos,  arroyos y mares le dan el toque romántico al lugar. Alemania es mucho más que Hamburgo o Lübeck, hay muchísimos sitios qué ver en la Costa Norte de Alemania y te aseguro que desearás perderte y no regresar. ¿Preparados para conocer un poquito más sobre los secretos escondidos entre el Mar Del Norte y el Mar Báltico? Disfruta de mis imprescindibles qué ver en la Costa Norte de Alemania en una semana. 

 

5 IMPRESCINDIBLES QUÉ VER EN LA COSTA NORTE DE ALEMANIA 

Si después de este post te quedas con ganas de más, en la zona de destacados de mi Instagram (@Sinohasviajado) tienes  todos los videos de mi ruta por Alemania.

 

1. HAMBURGO, la segunda ciudad más poblada de Alemania

El nombre completo de Hamburgo es “Ciudad libre y hanseática de Hamburgo” (Freie und Hansestadt Hamburg en alemán). Fue destruida casi por completo en la Segunda Guerra Mundial y tras muchos esfuerzos resurgió de las cenizas como el Ave Fénix, dando lugar a una ciudad próspera y con muchísimos atractivos para el turismo. Si tienes la oportunidad alquila una bici y disfruta de esta actividad, no te arrepentirás. 

¿Qué hacer en Hamburgo? Los imprescindibles de la ciudad. 

Te recomiendo visitar el Ayuntamiento de Hamburgo, inaugurado en 1897 y ubicado en la magnífica plaza monumental de Rathausplatz, desde donde se pueden hacer visitas guiadas para conocer más sobre la ciudad.

Qué ver en la costa norte de Alemania

Si sigues hasta la calle Deichstrasse, te quedarás completamente perplejo con las fachadas de las casas construidas desde el siglo XVII al XIX y ubicadas a orillas del canal Nikolaifleet.

El área de Speicherstadt, en el distrito portuario llamado Hafen City, es conocido porque antiguamente era zona de descarga y almacenamiento de la ciudad. Los Hamburgueses están muy orgullosos porque la Unesco declaró a sus grandes almacenes de ladrillos de color rojo Patrimonio de la Humanidad. El contraste de los colores y su fascinante arquitectura lo hace un must para incluir en la ruta de qué ver en la Costa Norte de Alemania.

No te olvides regresar cuando caiga la noche y así poder enriquecerte de la maravillosa estampa que te ofrece la ciudad a la hora mágica. 

Otra de las cosas que te recomiendo hacer por Hamburgo es coger una bici y así conocer la ciudad de otra manera. Nosotros nos recorrimos la zona del puerto, Fishmarket Hamburg, Dockland, Elbstrand Oelvelgönne, Park Fition y acabamos comiendo en el Beach Club de Strandpauli.

Para los amantes de la cerveza, en Ratsherrn Brauerei podrán conocer el proceso de fabricación y degustar diferentes tipos. De probar tantas casi me tienen que sacar de la fábrica del brazo jaja. 

Otro de los imprescindibles qué ver en Hamburgo de la ruta por la Costa Norte de Alemania, son los barrios de Schanzenviertel y Karolinenviertel.

Estos dos distritos tienen varias ofertas culinarias, artistas callejeros, música alternativa y muchos graffitis.

Si me dieran a escoger un lugar para vivir en la ciudad, escogería alguno de estos dos barrios con los ojos cerrados. ¡Que buen rollo desprenden!

Cuando cae la noche en Planten un Blomen, un jardín botánico de 45 hectáreas, podrás disfrutar de su espectáculo de luces y música clásica. No es nada del otro mundo, pero si no sabes que hacer cuando las calles se oscurecen, es una buena opción para sentarte y descansar del duro día de turismo.

2. LÜBECK, la capital de la Liga Hanseática en la Edad Media 

Es una de las ciudades más antiguas y peculiares de Alemania, tanto, que la Unesco la define como el prototipo de ciudad ideal del siglo XII. Se encuentra en el estado federado de Schleswig-Holstein y fue una de las ciudades medievales más ricas y con más historia de Alemania por ser la sede de la importante Liga Hanseática. La riqueza de Lübeck fue gracias a la federación comercial que reunía a casi 200 ciudades de Europa. 

¿Qué es la Liga Hanseática?  La Liga Hanseática o Hansa fue la unión de ciudades y comunidades de comerciantes del norte de Alemania situados en el mar Báltico, Países Bajos, Polonia, Suecia, y Rusia. Los orígenes de la Hansa son del siglo XII cuando los gremios de comerciantes impulsaron el comercio entre las regiones del Báltico y aumentaron las alianzas para protegerse de los ataques y defender los intereses entre ambos. Las primeras alianzas fueron en las ciudades de Lübeck y Hamburgo, seguidos por Brujas, Wismar o Rostock. Esta fue la primera etapa para que el año 1358 se creara La Liga Hanseática que duró varios siglos.

Qué ver en la costa norte de Alemania

¿Qué hacer en Lübeck? Los imprescindibles de la ciudad. 

Cuando salimos de la estación de tren fuimos caminando hasta nuestro hotel, ubicado en la zona centro de la ciudad.  Pasamos con nuestras maletas por delante de la Holstentor, la puerta de Holsten, el símbolo por excelencia de Lübeck. Se construyó en el siglo XV y recuerda la grandeza de la ciudad en esa época. Lo sorprendente de esta puerta es la inclinación que tiene, a muchos les recuerda a la Torre de Pisa.

Ya ubicados, quedamos con nuestra guía para que nos hiciera una visita guiada y nos explicara algo más sobre Lübeck. Aunque el tiempo no nos estaba acompañando prácticamente nada, intentamos mantener nuestras sonrisas todo lo posible. 

Nuestra visita empezó en la plaza Markt o plaza del mercado, dónde están ubicados edificios emblemáticos como el  ayuntamiento de Lübeck y la iglesia St. Marien. La plaza y algunas calles próximas como la Breitestrasse, son el lugar ideal para pasear y aprovechar para descasar en alguna de sus cafeterías. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

La iglesia gótica de de Santa Maria de Lübeck tiene gran importancia y es que es la tercera más grande de Alemania. Es tan impresionante que te sentirás como un enano dentro de ella. ¿Te cuento un secreto que esconde esta iglesia? Tienes que encontrar un pequeño ratón, si lo encuentras, dice la leyenda que te permitirá regresar a Lübeck. Antes de alejarte de la iglesia no te olvides saludar al diablillo que está cerca de la entrada. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

Otro de los imprescindibles qué ver en la Costa Norte de Alemania son los increíbles pasillos de Lübeck. Estos callejones y patios los puedes descubrir tras pasar por unas puertas que parecen sacadas de una película, son verdaderamente mágicas. Lo más increíble fue buscar esas puertas por toda la ciudad, que aunque fuimos con una guía nos quiso mantener la intriga hasta el último momento. Aunque pensemos que estamos solos, esos patios se comunican con las casas de los vecinos de Lübeck, con que lo más correcto es mantener el silencio sin perturbar el día a día de los que viven en ellas. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

No te puedes ir de esta ciudad sin conocer los almacenes de Sal “Salzspeicher y ver su bonito reflejo en el canal. Si eres de los que te gusta disfrutar de los sitios de manera tranquila, siéntate y disfruta de la belleza de los seis edificios medievales construidos entre los siglos XVI y XVII. El comercio de la sal tuvo bastante importancia en Lübeck y la Liga Hanseática. Una pena que el tiempo estuviera tan feo porque la zona es preciosa. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

Para ver Lübeck desde otra perspectiva puedes subir hasta la torre de St. Petrikirche (St Petris), las vistas desde lo alto son las mejores de la ciudad. Los orígenes se remontan al siglo XIII y aunque antiguamente era una iglesia, en la actualidad se utiliza como espacio cultural donde se realizan exposiciones. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

Otra de las cosas imprescindibles qué hacer en Lübeck es disfrutar de un paseo en barco por el río Trove. Sí, como lo oyes, en Lübeck puedes coger un barco sin necesidad de tener los títulos. El recorrido es de aproximadamente una hora y podrás descubrir rincones mágicos que solo se ven a bordo de un barco. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

 

Lübeck es la ciudad alemana famosa por su mazapán y aunque no es un planazo, si tienes tiempo y quieres dar una vuelta, puedes acercarte hasta El Mazapán de Niederegge. En la planta alta hay una cafetería y un pequeño museo sobre la historia del mazapán.

3. LÜNEBURG, ubicada sobre un yacimiento de sal. Obligatorio qué ver Costa Norte de Alemania. 

La ciudad fue lanzada al éxito en la Edad Media por su gran preciado tesoro, la sal, convirtiéndose en uno de los lugar es más importantes de abastecimiento de sal del norte de Europa. Lo curioso de Lüneburg es que se encuentra sobre un yacimiento de sal y debido a las excavaciones que se hicieron en su momento para poder extraerla, las fachadas de la ciudad se hunden 13cm por año. 

Después de llevar varios días en contacto con las ciudades de mi ruta por la Costa Norte de Alemania, Lüneburg fue la más especial sin duda. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

¿Qué hacer en Lüneburg? Los imprescindibles de la ciudad. 

Después de ubicarnos en nuestro hotel, empezamos con nuestra primera visita del día, la Torre del Agua, el edificio no eclesiástico mas alto de Lüneburg. Mide 55 metros y aunque no sea una de las mejores vistas del planeta, la panorámica de la ciudad alrededor de la increíble iglesia de San Juan la hace bastante especial. Yo no se ustedes, pero siempre intento ver las ciudades a vista de pájaro para guardar en mi retina otra visión del lugar.

Qué ver en la costa norte de Alemania

 

El interior de la torre no es nada del otro mundo, pero a medida que vas ascendiendo vas encontrando información sobre la torre y la ciudad. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

Cada paso que dábamos por esta ciudad era maravilloso. Las fachadas de las casas, las zonas ajardinadas, la mezcla de edificios eclesiásticos y calles estrechas, todo nos estaba dejando con la boca abierta. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

Uno de los puntos fuertes de la ciudad , o por lo menos desde mi punto de vista, es la plaza medieval Am Sande. Si miras a ambos extremos la encontrarás flanqueada por La iglesia de San Juan y la casa Schwarzes, en esta última se encuentra la importante cámara de comercio. No siempre fue un edifico importante, en tiempos pasados fue una fábrica de cerveza. No pasa mucho desapercibida ya que su imponente fachada de ladrillos negros resalta en la zona, así que no tendrás problemas en identificarla. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

Pasamos varias veces a lo largo del día por esta plaza y cada vez que volvía poner un pie en ella, era como si fuera la primera vez que la pisaba. Me parecía una zona tan bonita, tan especial … En uno de los extremos se alza a 108 metros de altura el pináculo de la iglesia de Juan. Se dice que el que la construyó cometió un error ( la aguja está retorcida) y ante tal hecho se intentó suicidar tirándose al vacío, con la tan buena suerte de resultar el ileso. El arquitecto pensó que Dios lo había salvado y se fue a una de las tabernas cercanas a celebrarlo, allí por accidente falleció. ¡Vaya putada eh!

No te olvides de visitar esta zona al anochecer, también es realmente preciosa. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

Como todavía nos sobraba un poco de tiempo antes de iniciar nuestra visita guiada por la ciudad, decidimos acercarnos hasta plaza del mercado o Am Markt, donde se encuentra El Rathaus (ayuntamiento) de Lüneburg. Si llegas temprano podrás ver como la gente local hace sus compras en el mercado de la ciudad.

Es el sitio ideal para fotografiar las verdaderas caras de los habitantes de Lüneburg y aunque parezca el típico mercado local, este sitio desprende algo muy chulo. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

Se nos hacia la hora de ir a buscar a nuestra guía Hilke a la Oficina de turismo. Ella es una señora de unos 70 años con cara pálida, cachetes colorados y un tono de voz muy dulce, tanto … que te dan ganas de llevártela para casa. Nacida y criada hasta los seis años en México (si no recuerdo mal) y aunque su acento alemán es bastante fuerte, su español era prácticamente perfecto. Si estas por Lüneburg y quieres que alguien te explique la historia de la ciudad, no dudes en acudir a La Oficina de Turismo y reclamar sus servicios. 

Con Hilke a la cabeza nos recorrimos toda la zona del centro (sus casitas me recordaban mucho a mi viaje a Alsacia en navidad) y llegamos hasta Wasserviertel, el antiguo puerto de la ciudad. Los rayos de sol empezaban a asomar y que quieres que te diga, el tono de los rayos solares, el reflejo de las fachadas en el río Ilmenau, la vieja grúa mercantil y las terracitas, lo hace una de las zona más mágicas de la ciudad y un lugar para descansar después de un día largo.  Sin dudarlo, un must qué ver en la Costa Norte de Alemania en una semana. 

Seguimos recorriendo las calles de la ciudad y tras despedirnos de Hilke, entramos en la Schokothek, una tienda solo apta para los amantes del chocolate. ¿Crees que me iba a saltar esta visita? Ni loca!! Que ricos estaban todos los chocolates. Una pena que no me entrara la tienda completa en la maleta, si no … te cuento un cuento. 

El sol había salido al atardecer y las calles tenían un color precioso. ¡Completamente enamorada de Lüneburg!

 

4. BREMEN, conocido por los trotramúsicos. Qué ver en la Costa Norte de Alemania   

Aunque no sea uno de los principales destinos de Alemania, la Ciudad Libre Hanseática de Bremen es uno de los 16 estados federados que forman la República Federal de Alemania y tiene mucha importancia en el país. Su casco histórico es el mejor conservado y junto al río Weser, hacen que Bremen sea es un lugar de mezclas. 

Bremen está muy bien comunicada con el resto de ciudades, con lo que tras coger el tren desde Lüneburg llegamos sin incidencias y con muchas ganas. 

¿Te suenan los dibujos de los trotamúsicos? Cuando me enteré que los tres animales montados en un burro eran del cuento de los hermanos Grim “Los músicos de Bremen” no podía creérmelo. Tenía ligeros recuerdos de sus hazañas, pero de ahí a que fueran de origen alemán pues como que no. Luego es lo típico, maaaaaa sabías que los trotamúsicos tenían pesando llegar hasta Bremen? Claro hija, como no voy a saber eso … y te cuenta la historia.

¿Quienes eran los músicos de Bremen? No te voy a contar ahora todo el cuento, pero si un pequeño recordatorio para que entiendas la importancia de Bremen. Eran 4 animales (un burro, una perro, un gato y un gallo) que sus dueños habían decidido sacrificar porque a su vejez solo consumían y no producían. Un día estos animales de manera individual se escaparon de sus hogares y al encontrarse decidieron emprender un camino de manera conjunta hasta la ciudad de Bremen, ciudad hanseática liberal y abierta al mundo, conocida por su simpatía por los extranjeros.  Cuando cae la noche ven una choza a lo lejos, pero está habitada por unos bandidos. Para asustarlos se ponen manos a la obra y trepan unos encima de otros y al unísono empiezan a emitir los sonidos de su especie. Los bandidos huyen despavoridos y los trotamúsicos vencen la batalla. ¿Te acordabas de su historia? Creo que los volveré a ver ahora que conozco sus verdaderos orígenes. 

¿Qué hacer en Bremen? Los imprescindibles de la ciudad. 

Como tardamos un poco en acomodarnos en el hotel y en ir a dar con nuestra guía, ya casi era la hora de comer. 

Nuestra primera parada en la ciudad de los músicos de Bremen fue Bremen Ratskeller, la bodega del ayuntamiento que se encuentra en su sótano y que abrió sus puertas en 1405. Es un lugar fascinante con más de 600 años de historia, siendo una de las bodegas más antiguas de Alemania (con botas del siglo XVII) y lugar donde se guardan la mayor selección de vinos del mundo. Han sido numerosas las personalidades que han degustado vinos alemanes entre sus paredes o han firmado acuerdos descorchando grandes reservas. 

El Ratskeller alberga varias bodegas especiales (en la “Rosa” y en el “Apostelkeller”) que tuvimos el privilegio de poder conocer. Durante nuestra visita nos enseñaron todo el proceso que hay detrás de los vinos. La famosa cámara del tesoro tiene botellas exquisitas y con valores tan altos que me daba pánico acércame. ¿Te imaginas que sin querer se me caiga una botella de 15mil euros? Solo de pensarlo me suda hasta el bigote. 

Sin lugar a dudas mi favorita es la bodega rosa, un lugar como si fuera sacado de un cuento de magia y donde se encuentra el vino de barril más antiguo de Alemania (un Rüdesheimer 1653). Tal y como nos la enseñaron, en penumbra bajo la luz de varias velas, parecía ser la reina en el norte, como en juego de tronos.  Su interior alberga 12 barriles de madera con el nombre de los doce apóstoles y uno de ellos, el de San Judas, fue el que se tuvo que restaurar por ser el único que se rompió durante el caos de las posguerra. 

Como teníamos la oportunidad no dudamos en comer en una de sus famosas cabinas, llamados Priölken, dando un ambiente mas íntimo a nuestro almuerzo. De estas cabinas salen muchos acuerdos, tu sabes, brindemos por …. y otra por.. así hace acuerdos cualquiera. Si tienes la oportunidad de comer aquí durante tu ruta por la costa Norte de Alemania, no dudes en hacerlo, la experiencia es muy chula. 

Con las barriguitas llenas seguimos hasta uno de los iconos de la ciudad, la estatua de los músicos de Bremen. Se plantó en 1953 en la fachada izquierda del ayuntamiento y es el icono de la ciudad. La realidad es que estos pequeños músicos nunca llegaron hasta Bremen, pero según marca la tradición si tocas las patas delanteras del asno y pides un deseo este se cumplirá. ¿Se cumplirá? En el otro extremo de la plaza hay una alcantarilla que si metes una moneda puedes escuchar el sonido de uno de ellos. ¿Recaudación? sea lo que sea es gracioso. 

Qué ver en la costa norte de Alemania

En medio de la plaza está la iglesia de St Petri. Su exterior es precioso y lo hace otro de los edificios emblemáticos más bonitos de Bremen. Se puede acceder hasta su torre y así obtener otra perspectiva de la ciudad (como me flipan las torres). El problema es que para sacar buenas fotografías no se puede. Hay mallas para que las palomas no estropeen la fachada y claro, en la foto salen esos cuadradillos tan incómodos. Si te da igual eso, pues adelante, coge aíre y pa’ arriba!

Seguimos a la calle más top de Bremen, la BöttcherstrasseTiene 110 metros de largo y enlaza la Marktplatz con el río Weser (este recorrido lo hacían los marineros antes de embarcarse). Es una zona peatonal llena de tiendas y donde se encuentran la Casa Roselius y el famoso carillón de Bremen. Este último es otro de los iconos de Bremen y es lugar de masas para escuchar el tañir de las 30 campanas de porcelana de Meissen.  A la derecha hay un panel giratorio que al ritmo de las campanas va mostrando las aventuras de los músicos de Bremen por el Atlantico rumbo a América y dura 15 minutos. 

Era el turno de una de las vistas mas bonitas de la ciudad. Con un tiempo increíble llegamos hasta la Ribera del río Weser, un lugar lleno de terrazas, restaurantes y varios mercadillos. Antiguamente este era el muelle de la ciudad y hoy puedes encontrar buques escuela o barcos-restaurantes. Si cruzas al otro lado las vistas son preciosas. 

Ahora llegamos a mi barrio favorito de Bremen y aquí nos despedíamos de nuestra guía. Schnoor es un barrio de origen Hanseático y sus calles estrechas y repletas de colores son del siglo XV y XVI. Un lugar relajado y donde se puede sentir el ambiente bohemio en sus calles empedradas. 

Después de estar todo el día sin parar y como el tiempo nos había premiado con una tarde agradable, nos fuimos a tomar unas enormes cervezas alemanas a una de las terrazas de la Ribera del río Weser. Desde allí vimos el atardecer y puedo decirles que fue mágico. Si estas cansado de un largo día, esta localización es obligatoria qué ver en la Costa Norte de Alemania. 

Desgraciadamente este era el ultimo día recorriendo la costa norte de Alemania. Los viajes siempre se pasan volando, no se porqué no existe una maquina para poder repetirlos todas las veces que uno quiera.

El último día y antes de partir de regreso a España, paré frente al molino de Wallanlagen para admirar el bonito pulmón de Bremen, donde cada día los habitantes de la ciudad practican deporte o simplemente van a pasar el día en sus jardines. El molino actualmente es un restaurante. 

Aquí se acaba mi post sobre qué ver en la Costa Norte de Alemania en una semana. ¿Qué te ha parecido?

Gracias a Minube por este increíble viaje. Gracias por darme la oportunidad de conocer sitios nuevos y así poder contároslo. Y como no, darles las gracias a mis compañeros de aventura, Ignacio y Sandra, que sin ellos no habría sido un viaje tan divertido y tan especial.

Nos vemos en el siguiente post, viajeros!!

NEWSLETTER

Suscríbete y recibirás las últimas novedades por email.

Gracias por suscribirte!

Algo salió mal.

You Might Also Like...

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si te gusta, compártela!

    NEWSLETTER

    Suscríbete y recibirás las últimas novedades por email.

    Gracias por suscribirte!

    Algo salió mal.

    Send this to a friend